¿Qué defino como ¨cuentos-para¨?

Soy una amante de los libros infantiles, de los buenos libros infantiles.

Mis mejores recuerdos son casi siempre leyendo los libros que mis padres me compraban (¡libros que yo elegía, nunca ellos!)

Quiero dedicar este blog entre otras cosas a reseñar esos libros y cuentos que tienen algo especial, libros que traten de divertir, de hacernos volar la imaginación, de hadas constructoras de máquinas a propulsión que viajan a países lejanos para salvar a unos pobres vampiros de unos cazadores malvados que han venido del futuro para cazarlos a todos ( o cosas así).

Creo que hoy en día nos enfrentamos a un problema en el ámbito de la literatura infantil. Creo que la excesiva mediación que con toda la buena voluntad hacen padres y demás (maestros, libreros, animadores de la lectura…)  en realidad aleja de la lectura a muchos pequeños. ¿Por qué pienso esto? Por tres razones que explicaré ahora mismo.

CAPTURAS PANTALLA LIBROS-PARA FINAL.jpg

1.Libros-para

Libros que están pensados desde el principio simplemente como ¨PARA ALGO¨. Yo los llamo LIBROS-PARA, y estos son: libros para no tener miedo al dormirse; libros para empatizar con el hermano recién nacido; libros para hacer pipí en el baño; libros para gestionar las emociones… LIBROS-PARA que bien podrían ser libros para que los padres entablen una conversación con el hijo. ¿Literatura? ¿Dónde queda aquí la literatura, la calidad literaria?

Que los llamen en lugar de cuentos LIBRO-SOLUCIÓN-A-TUS-PROBLEMAS.

libro para final.jpg

Me parece estupendo que el padre prefiera leerle un libro a su hijo que versará sobre cómo perder el miedo a los monstruos de noche, pero si el padre quisiera que su hijo aprendiese a amar la literatura debería de plantearse complementarlo con lecturas de calidad donde las aventuras, la magia, las hadas, los cohetes espaciales, las brujas, los vampiros, los viajes en el tiempo y un sinfín de SUCESOS (porque de eso va la literatura, de que sucedan cosas….) sean los protagonistas y no los complementos.

¿Y por qué deberían de preocuparse esos padres? Porque son ellos los primeros que deben (y digo deben, porque creo que es una obligación) fomentar la lectura, crear en sus hijos los lectores del futuro.

¿No sabes cómo entablar una conversación con tu hijo sobre la muerte de su abuelito? ¡No te preocupes, seguro que encuentras algún cuento que pueda hacer eso por ti!

Llegará un momento donde la gente se pregunte ¿qué hacían nuestros padres y abuelos cuando no existían estos maravillosos libritos que nos libran de entablar una conversación seria con nuestros hijos?

Pues tengo que decir que cuando murió mi abuelo yo tenía 7 años. Y no leí ningún libro para ¨entender¨ que era la muerte. Mis padres hablaron conmigo, me lo explicaron y yo lo comprendí perfectamente. Muerte era eso que ya le había pasado a mi gatito, lo que les sucedía a otras personas en la tele y ahora muerte era lo que le había sucedido a mi abuelo.

Me da miedo pensar que se les está privado de la buena literatura a los niños de hoy. Que en lugar de eso les dan pequeños libritos que bien podrían regalarlos en las farmacias y las consultas psicológicas; que son sustitutos de esas conversaciones que nuestros padres y abuelos tenían con nosotros sobre los temas serios e importantes.

vampiro ilustración.jpgPrefiero mil veces mis noches de miedo a los monstruos, donde podía soñar con las maravillosas historias que me leían mis padres antes de dormir (¡incluso me leían libros de miedo!) antes que haber dormido plácidamente después de un LIBRO-PARA-DORMIR pero que no me permitía soñar.

Si realmente queremos inculcar en los niños el placer que hay en lectura no podemos pretender que los libros se conviertan en un ejercicio de clase, en una tarea o un aprendizaje hacía algo en concreto.

2. Valor escolarizante

La lectura no es contestar a las preguntas que vienen detrás de un libro ¿Qué sentimientos ha tenido Pepito cuando su amiga la mandarina le ha hablado mal, crees que estará triste Pepito? Descríbeme a los protagonistas del cuento; haz un dibujo de Amancio el Piñón. Si después de leer la Historia interminable tenemos que ponernos a dibujar a Ártax y responder a infinitas preguntas lo más lógico es que el siguiente libro recomendado y con actividades se rechace sistemáticamente. ¿El peligro? El siguiente libro recomendado puede ser Las Brujas de Roal Dahl y el niño se estará perdiendo el placer infinito de leerlo por la testarudez de querer escolarizar toda la lectura del niño.

3. ¿Dónde está la literatura?¿Por qué ya no suceden cosas?

Creo que se está desviando la atención de los libros que narran historias, de los libros cuyo único fin es entretener, divertir, hacer soñar, y despertar la imaginación. Libros como los que yo tengo en mi estantería y que me compraron en mi niñez ( Los Borrowers, de Mary Norton; Las aventuras de cebolleta, de Gianni Rodari; Los viajes del Doctor Doolittle, de Hugh Lofting; El viento en los sauces, de Kenneth Grahame; El pequeño vampiro de  Angela Sommer-Bodenburg; Matilda de Roald Dahl o Manolito Gafotas de Elvira Lindo)

Se está desviando la atención de esos libros donde el niño es un gamberro que roba las llaves de la nave espacial de su padre y se va al planeta de los Keplesianos a hacer travesuras.

¿Un libro que habla sobre un niño gamberro que le roba las llaves a su padre y se va a un planeta lejano para acostarse tarde y comer piruletas? ¡Oh por dios! ¡No vaya a querer mi hijo hacer lo mismo!  Mejor le compraré este libro que ¨ayuda a que mi hijo me haga caso y de paso ayuda a que se duerma pronto y además ayuda a no dar la lata a la hermana pequeña y todo ello asegurándonos de que cena como debe y no escupe el potito de judias verdes…. Si,mejor le comprare este libro.

En resumen, este blog No habla sobre esos LIBROS-PARA, aquí no encontrarás recetas mágicas ni libros que te ayuden a entablar diálogos con tu hijo.

Simplemente encontrarás libros que hacen honor a la palabra literatura.

ilustración gato.jpg

Anuncios